La humanidad ha aprendido muchísimo en los últimos cientos de años. Hemos descubierto los microbios, el ADN y la evolución. Descubrimos que no estábamos en el centro del universo, lo que nos llevó a la gravedad y al big bang. Aprendimos el poder del átomo y el electrón se utiliza ahora para transferir energía y procesar información en los transistores.
Sin embargo, hay algunos motivos para la humildad. No podemos detectar la materia que constituye el 85% de la masa del universo. La hemos llamado „materia oscura”, pero seguimos sin encontrarla. Sabemos que los genes codifican proteínas, pero los genes sólo constituyen el 2% de nuestro ADN. Al resto lo hemos llamado „ADN basura” y no está muy claro qué hace.
Los últimos 20 años han demostrado que pasamos por alto cosas que están delante de nuestras narices. Hemos descubierto que tenemos miles de especies de microbios dentro y sobre nosotros que son fundamentales para nuestra salud general. No podíamos ver esta parte de nosotros mismos hasta que pudimos mirar a través de la lente de la secuenciación genética para mostrar el microbioma humano. La guerra contra los gérmenes pareció de repente contraproducente, porque nosotros somos en gran parte „gérmenes”.
El microbioma de la piel incluye cientos de especies de bacterias que compiten por los nutrientes, hacen la guerra entre sí, intentan jugar con el sistema inmunitario de la piel y, a veces, colaboran para mantener nichos como las glándulas sebáceas. Eso son sólo las bacterias. También hay hongos, y una enorme cantidad de virus. Se trata de una red de interacciones imposible de cartografiar, incluso para la vanguardia de la IA. ¿Cómo podemos intervenir con cierta humildad cuando nos damos cuenta de que estamos tratando un ecosistema que es intrínsecamente complejo?
Los seres humanos han coevolucionado con socios microbianos durante cientos de miles de años y ahora dependemos de ellos tanto como ellos de nosotros. Sin el microbioma de la piel estaríamos en serios problemas. La función de barrera se rompería, el pH subiría, la respuesta inmunitaria de la piel flaquearía y nos volveríamos vulnerables a muchos patógenos. Así que, antes de intervenir en un sistema estrechamente coevolucionado, quizá deberíamos hacernos una pregunta clave: ¿estamos seguros de que podemos hacerlo mejor que dos millones de años de evolución?
Nuestra filosofía a la hora de formular productos para el cuidado de la piel es sencilla. Utilizamos los avances tecnológicos para imitar las condiciones por las que hemos evolucionado. Comparamos el estilo de vida moderno con el de los cazadores-recolectores y, cuando encontramos una diferencia significativa, intentamos resolverla de la forma más elegante posible. Por ejemplo, la mayoría de las mujeres modernas se maquillan. A diferencia de las arcillas y los tintes vegetales que utilizaban los cazadores-recolectores, estos cosméticos de color deben eliminarse con algo más que agua. Desde el punto de vista del desarrollo de productos, ahora tenemos un objetivo claro: ¿cómo podemos eliminar el maquillaje con una interferencia mínima en el estado natural de la piel? Otro ejemplo… ahora pasamos la mayor parte de nuestra vida en interiores, alejados de la naturaleza por una barrera de cristal. ¿Cómo podemos imitar la vida al aire libre utilizando los avances tecnológicos?
Podemos sustituir los microbios de la naturaleza por probióticos e intentar imitar la exposición a la luz solar lo mejor posible. Todavía no es una solución perfecta, pero al menos es un intento razonable de imitar el entorno al que nos hemos adaptado.

Dodaj komentarz

Twój adres e-mail nie zostanie opublikowany. Wymagane pola są oznaczone *

Opublikuj komentarz